El Efecto Placebo

Era la mañana de un sábado cuando me desperté, ni tan cansada, ni con tanta energía, normal, como todos los días. Como mis padres ya habían ido al trabajo, decidí hacer el desayuno para mi y mi hermano menor.
Una vez preparado todo, fui a despertarlo. Al llegar me dí cuenta de que ya estaba despierto y le pregunté por qué no había bajado a desayunar. Me contestó que se sentía muy mal y que no daba más del dolor de cabeza.
Me dirigí a buscar entre los medicamentos, pero mi ignorancia me la jugó en contra y no sabía cuál darle; las rojas, las amarillas, el jarabe rosa, el blanco. Mi sentido común me obligó a no arriesgarme, quizás terminaría dándole una pastilla para bajar de peso, en fín, me rendí, pero sus quejas me ponían más nerviosa.
Pensando en qué podía darle, me encontré con un caramelo rojo que me habían dado de vuelto en el almacén y pensé en dárselo, al principio me resultó muy absurda la idea, pero si a mi cerebro de chorlito no se le ocurría nada más, no quedaba otra.
Subí a su habitación y le dije que había encontrado una pastilla para calmar su dolor, se la entregué y la digirió. Se tranquilizó y me dió las gracias. Acto seguido bajé al comedor a terminar mi desayuno y completar algunas tareas del colegio.
Mi instinto de hermana sobreprotectora me obligó a volver a verlo, y cuando llegué a su habitación me lo encontré saltando en la cama, como si nunca en su vida se hubiese sentido mal. Le pregunté qué había pasado y me dijo que la pastilla que le dí lo había curado. Me quedé pensando un tiempo cuando de repente llegó mi mamá, nos dió un beso a cada uno y me sacó del trance en el que me encontraba. Me dirigí al patio de afuera y me senté a pensar en el por qué de lo sucedido.
Entonces ¿Nuestra mente puede ser engañada? Y a partir de eso ¿Nuestra mente puede engañar a nuestro cuerpo?
Me fijé en internet y descubrí que, aunque los científicos todavía no saben a qué se debe este fenómeno llamado "Efecto Placebo", hay una teoría que dice que todo esto está relacionado con nuestra mente y la percepción que tiene al recibir el "medicamento", cuando en realidad no lo es.
Era sabido que los humanos somos seres con funciones increíbles, que muchas veces no son capaz de explicarse, pero entonces es donde entra la mente que es la que se encarga de todo el funcionamiento de nuestro cuerpo.
Hay quienes dicen que todo está en el corazón, pero para mí, todo está en la mente e incluso, hasta ella misma puede ser burlada.
  • Visto: 125

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA