Fusión División: Oportunidad final.

Este relato es diferente a todo lo que hayas leído, un relato que incluso rompe con la cuarta pared.

Pero comenzaré por el principio, yo era un científico que tenía dudas sobre si estudiar diferentes partículas y como actúan bajo ciertas circunstancias o viajar al espacio.

Me decidí por la primera opción, pronto veréis que fue la peor decisión.

Decidí arriesgarme acelerando las dos partículas más peligrosas del planeta, pero estaba en el mejor acelerador de partículas del planeta, así que el riesgo era bastante pequeño. Nota mental: Si algo puede salir mal saldrá mal. Ley de Murfy número 1.

Como decía, en un momento dado las partículas colisionaron de tal manera que rasgo el tiempo y el espacio de este universo. Creando 2 realidades, en cada una había una partícula de las dos del experimento. La única manera de arreglar todo era volver a acelerarlas. Pero, en un universo estaba todo post-apocalíptico y la otra molécula había dejado de existir.

Sin embargo en la otra realidad tenía 12 años. Tenía que encontrar un modo de obtener la otra partícula. Aún no lo dije pero al estar cerca de la explosión fui afectado pudiendo ver el otro universo y pudiendo interactuar conmigo mismo, pero era un niño y las dos realidades se desestabilizarían si no tenía la misma edad en ambas. Además que cuanto más tardase en acelerar ambas partículas más se desestabilizaría todo.

Decidí hacer realidad mi sueño, es decir, haciendo cálculos y creando un cohete para poder realizar un viaje al espacio, viajar a la velocidad de la luz, envejecer más lento y poder tener la misma edad. Hecho esto volví a la tierra, para mi habían sido 1 hora, pero para la tierra habían sido 10 años. Una vez me reencontré con mi yo del otro universo, le expliqué la situación. La solución fue crear un acelerador en el otro universo y volver a hacer el experimento, pero con las partículas en posiciones invertidas, así los universos se solaparían. Por suerte Murfy no hizo acto de presencia y todo salió bien… bueno relativamente todo volvió a la normalidad, salvo por un pequeño detalle. La explosión no había alterado los universos, sino que me dejó en coma durante una semana , por lo que toda esta historia solo ocurrió en mi mente.

Relato por: Javier Julve Yubero
  • Visto: 110

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA