DIARIO DE NAS, UN DELFÍN EXTINTO

Hace 95 millones de años
Querido diario;
Hoy redacto la primera página de una larga aventura. Soy Nas, un animal terrestre de cuatro patas y extremidades cortas. Mi familia y yo vivimos en condiciones deplorables. Nuestro hogar es un húmedo foso de muy poca profundidad, somos un reducido grupo de catorce inquilinos. Sinceramente, la convivencia no es precisamente el punto fuerte de nuestra comunidad. Las disputas se originan mayoritariamente por culpa de la escasez de comida. Debido a nuestra torpeza y lentitud, conseguir alimento se ha vuelto una actividad desesperante. Apenas comemos ya que el obtener sustento se produce en periodos de tiempo considerables.
Hace 94 millones de años
Hoy, el bochorno estival proclamaba a gritos la crónica de una tormenta anunciada, el agobiante calor y el temor a los relámpagos provocó que abandonáramos nuestro nuevamente intento fallido de caza. Mientras mi familia y yo nos dirigíamos con torpeza hacia nuestro hogar, el vendaval nos alcanzaba, sabíamos que no llegaríamos a nuestra húmeda cueva a tiempo. Apresuradamente y sin más dilación, hallamos a lo lejos un río que pensábamos que conseguiría resguardarnos de la borrasca hasta que esta se detuviese. Tercamente empleamos todas nuestras fuerzas en llegar antes de que el aguacero nos sobrepasase. Milagrosamente, conseguimos abordar el río segundos antes de que cayese el chaparrón; por supuesto, comprendimos que había sido una pésima idea ampararse en un río. No obstante descubrimos nuestras habilidades en el agua. Pudimos combatir el revuelto arroyo y cuando el temporal cesó incluso pescamos algunos peces. Tengo el presentimiento de que cazar en los arroyos va a convertirse en una actividad rutinaria.
Hace 30 millones de años
Hoy leo las primeras páginas que escribí en este diario y es impresionante ver cuánto hemos cambiado mi familia y yo. Lo que antes eran cortas extremidades, ahora son resistentes flancos. Actualmente vivimos en el río Yangtsé, en China. Muchos compañeros nuestros desaparecieron por culpa de su ineptitud a la adaptación. Ciertos individuos de nuestra especie no desarrollaban las aletas pectorales y aunque en menor cantidad, había algunos individuos que seguían adquiriendo genes que hacían que naciesen con patas en lugar de aletas. Su lentitud y menor capacidad de persecución, consecuencias de nacer con esta clase de genotipo, no les permitían nutrirse, por lo que fueron desapareciendo debido a la selección natural. Nuestra población ha mutado, y los mamíferos actuales de mi especie son portadores únicamente de alelos que dan lugar a aletas pectorales y branquias. Asimismo, las riñas apenas se presencian últimamente ya que al abundar los manjares no hay motivo de pugnas. Gracias a ello estoy más unido a mis primos, estoy ufano. Va a ser verdad que las cosas no ocurren por casualidad en este mundo de surgir y desaparecer, puede que no sea un universo loco y accidental, que los sucesos son fruto de ciertas leyes, las leyes de la naturaleza.
Hace 5 millones de años
Querido diario;
Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí aquí. Te haré un breve resumen. Nuestra especie ha aumentado en cantidades considerables gracias al neodarwinismo o teoría sintética de la evolución. Esta ha permitido que nuestra adaptación al medio y a las nuevas condiciones medioambientales fuera la adecuada. Continúo viviendo junto a mi familia en un grupo de dieciséis delfines chinos de agua dulce en el río Yangtsé, pero no somos el único grupo. Existen muchos más. Sin embargo, noto la ausencia de mis primos de los cuales me separé hace cinco millones de años. La escena que presencié la tarde en que mis parientes y yo nos alejamos, había penetrado en mi mente de tal forma que sería imposible olvidarla. Por razones de sobrepoblación, era imposible que todos continuáramos viviendo en el mismo lugar. Todos habíamos oído hablar de otros sitios, llamados océanos, en los que especies parecidas a la nuestra habitaban; pero el miedo a perderlo todo por viajar a un territorio que probablemente no existiese, obligó a los líderes de nuestra congregación a realizar sorteos para escoger a los mamíferos que migrarían a esos lugares. Así, mi familia quedó dividida y sufrimos un aislamiento de poblaciones. La diferenciación gradual actuó de manera diferente en cada una de nuestras poblaciones. Nos llegan miles de noticias de ellos. Viven en hábitats completamente distintos al nuestro ¡Han cambiado mucho! Tomaron forma de tiburones, delfines de agua salada… Espero que algún día el destino nos reúna de nuevo.
2007
Soy Nas, el último delfín Baiji que queda en la superficie terrestre. Con pesadumbre redacto la última página de mi diario. La vida es como una rueda de la fortuna, yo he estado en lo más alto y en lo más bajo. Sufro en silencio mi extinción, causada por la vergonzosa explotación irracional de la biodiversidad que provocó la humanidad. Adiós, fue un gusto.
  • Visto: 75

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA