`` ¿POR QUÉ A MI? ´´

En una mañana cualquiera en la que el Sol resplandecía con intensidad, un chico aparentemente joven aproximadamente de quince años se despertó. Pasó un rato y notó un extraño dolor en el abdomen, concretamente en la zona del apéndice. El chico se lo dijo a su madre. - ¡Mamá!, me duele mucho la tripa-. Su madre le dio un medicamento para que se le quitase ese dolor, y le mandó al colegio. A lo largo de la mañana, el chico siguió presentando síntomas cada vez más agudos y los profesores decidieron mandarlo a casa. Cuando sus padres fueron a recogerle, le llevaron de inmediato al hospital a que le echasen una ojeada. Llegó a la consulta del doctor y él le hizo algunas preguntas. El doctor llegó a la conclusión de que lo que le ocurría al chico se trataba de una apendicitis, por lo tanto, iban a tener que realizarle una intervención quirúrgica. La apendicitis es la inflamación del apéndice, un tubo cerrado de tejido que se encuentra unido al intestino grueso en la parte inferior derecha del abdomen. La operación consistió en lo siguiente:
El cirujano realiza tres cortes a lo largo de la barriga que servirán para introducir pequeñas cámaras e instrumentos en el interior de la barriga para poder extraer el apéndice inflamado. Tardaron unas dos horas en extirparle el apéndice. La operación tuvo muchas complicaciones debido a que su intestino estaba muy irritado. Al final le llevaron a planta y permaneció allí unos días. Le dieron el alta y le pusieron un tratamiento y se fue a casa. Estuvo semanas sin ir al colegio, y cuando fue por primera vez tras la operación sus amigos se emocionaron y uno de ellos sin querer le dio un puñetazo en la barriga. Tras el puñetazo se lo tuvieron que llevar a urgencias de nuevo, esta vez con otros síntomas: dolor abdominal, hematomas y náuseas. El doctor esta vez no supo lo que el chico tenía y le mandó a observación. Pasaron los días y al chico le siguieron haciendo pruebas, pero los síntomas no remitían, al contrario, aumentaban hasta que descubrieron que lo que el chico tenía era una infección que le estaba provocando unas graves lesiones en los órganos vitales. Tuvieron que volverle a intervenir quirúrgicamente, esta vez con mayor gravedad. La operación duró más de diez horas debido a que se complicó bastante dado a que no se podía ver con claridad a simple vista lo que había que extirpar. Tuvieron que quitarle un riñón y ponerle uno nuevo de una persona donante de órganos debido a que lo tenía colapsado. Estuvo en la UCI una semana entera bastante dolorido. Recibió muchísimas visitas de familiares, amigos, personas queridas… pero la visita que más le gustó fue la de sus compañeros de clase. Le trajeron ramos de flores, cajas de bombones porque era muy goloso y le encantaba el chocolate.
Estuvo dos meses ingresado en el hospital con varios medicamentos asignados. Cada día mejoraba un poquito y al final le dieron el alta. Este niño permaneció con problemas intestinales de por vida. Cuando era ya adulto le detectaron la enfermedad de Crohn que es un proceso inflamatorio crónico del tracto intestinal principalmente. Él chico se matriculó en la universidad de Valladolid en el ámbito de la medicina y se convirtió en uno de los mejores neurólogos de Castilla y León. A este chico se le caracteriza por su superación y porque nunca se rinde ante las dificultades que se le ponen por delante. Es un chico excelentemente bueno.
  • Visto: 114