SEXTINCIÓN

El hombre llegó a la luna. Llegó muy lejos en avances tecnológicos. De hecho, mucha de la tecnología que hoy tenemos se basa en los conocimientos de aquel entonces.

-Y ¿por qué se extinguió?

-Bueno.. todo empezó con los peces.

-¿Los peces?

-Sí. Algunas especies de peces eran sensibles a la temperatura. Por ejemplo, una especie de pez que se llamaba Lubina, cuando todavía era una simple larva, se volvía macho si las temperaturas eran más altas. La temperatura del planeta comenzó a subir. En 140 años, subió 0.8 grados.

-¡Fua! ¡Pero eso no es nada!

-Eso, a ti y a mí, nos parece muy poco, pero para muchas especies era suficiente para trastocar su ciclo de vida. En el caso de estos peces, al subir la temperatura, muchos se volvieron machos y cuando no hubo hembras para reproducirse, la especie se extinguió. Pero en cambio, para algunas especies de reptiles, el aumento de temperatura hacía que nacieran más hembras cada vez. Y de nuevo, al cabo de un tiempo, no hubo machos para reproducirse y también se extinguieron.

-¿Fue por eso que ocurrió la sexta extinción masiva?

-Exacto.

-¿Y por qué subió la temperatura? ¿Fue algo natural?

-Sí y no. La tierra es cíclica y hay períodos glaciales y otros de temperaturas altas. Esos períodos duran miles de años y el paso de unos períodos a otros es muy lento. La mayoría de especies tienen tiempo de adaptarse a ellos. Hay gases que hacen que aumenten las temperaturas en el planeta. Por ejemplo, el dióxido de carbono o el metano. Estos se producen de forma natural por volcanes, animales… Pero el hombre empezó a generarlos también al quemar combustibles fósiles. Y los produjo rápido y en cantidades tan altas que la temperatura de la Tierra comenzó a aumentar más rápido de lo que lo hacía durante su ciclo natural.

-Pero la especie humana no era tan sensible a la temperatura. ¿Qué pasó?

-Pues que eso creían. En el caso de los humanos no había cambios de sexo por la temperatura una vez que ya habían nacido. Sin embargo, se empezaron a dar cambios antes de nacer. Cuando sólo eran un feto en el vientre materno, el aumento de la temperatura hizo que poco a poco fueran naciendo más hembras que machos.

-Pero si ya lo vieron con los peces y los reptiles. ¿Cómo no lo previeron e hicieron algo?

-Porque todos los cambios en el planeta eran muy lentos para la vida del hombre. Una generación no era suficiente para ver el cambio, así que los habitantes de ese período no ponían remedio porque a ellos no les afectaba ni lo haría. Los científicos avisaron durante mucho tiempo, pero no les hicieron caso. De hecho, había gente que creía que el calentamiento del planeta era una falacia. Las primeras consecuencias del calentamiento se empezaron a ver en el cambio o desaparición de muchas especies animales, pero no de la humana. A la especie humana empezó a afectarle primero cuando comenzaron las catástrofes meteorológicas. Inundaciones, terremotos, ciclones… empezaron a suceder gradualmente en muchas partes del planeta. Pero solían afectar a zonas desfavorecidas y los países más ricos, con poder para parar eso, no hacían nada.

-Vaya… que forma tan tonta de autoextinguirse. Deberían dar un premio Darwin al hombre.

-Pues sí. Pero, a pesar de que los desastres naturales se llevaron numerosas vidas humanas, todavía quedaba mucha gente. Eso fue sólo el principio. El aumento de la temperatura todavía guardaba una sorpresa para los humanos que no vieron venir a tiempo.

-Pero ¿por qué no se ha extinguido la especie humana entonces?

-Porque, a diferencia de los animales, teníamos la tecnología a nuestro favor. Para ese entonces, la fertilización artificial estaba muy avanzada. Se habían conseguido recrear gametos masculinos artificialmente que fecundaban satisfactoriamente los femeninos. Aunque aún no se había conseguido recrear el vientre materno de forma artificial. Cuando empezamos a ver que el número de hombres mermaba considerablemente, desarrollamos métodos de reproducción autosuficientes. Y de esa manera, la especie pudo sobrevivir, aunque no al completo.

-Qué pena, abuela. Me hubiera gustado conocer a los hombres.

-Sí hija, a mí también.
  • Visto: 59

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA