La lengua de los hombres

- Que no, que no es ningún magufo… Un investigador japonés ha demostrado que hay ondas sonoras que en sitios relativamente aislados y bajo determinadas condiciones de temperatura y humedad, reverberan de cierto modo que crean un bucle en el que se repiten una y otra vez a lo largo del tiempo. Ondas en estado L las llama… Así que las psicofonías de toda la vida no son en realidad cosas de muertos, si no que tienen una base científica: son ondas sonoras generadas en un momento determinado, que entran en bucle y se pueden captar centenares o miles de años más tarde.

- ¿Es como oír grabaciones de conversaciones que se tuvieron en el pasado?

- Exacto. ¡Imagínate las posibilidades para el estudio de la historia! Podríamos por ejemplo captar la última conversación de Hitler con Eva Braun antes de pegarse un tiro en el búnker.

- ¿O los gritos de los que murieron en las bodegas del Titanic, si es que queda algún compartimento estanco?

- Sí. Incluso con suerte se podría escuchar la voz de Jesucristo en algún templo o recinto cerrado que haya permanecido inalterado a través de la historia. ¡Quién sabe!

- Pues la verdad es que es un descubrimiento increíble. ¿Pero qué tiene que ver todo esto con tu tesis?

- ¿Recuerdas que hace poco descubrieron una cueva en Guadalajara con los restos más antiguos jamás encontrados de Homo sapiens? ¿Y recuerdas que el mes pasado te dije que me iba una semana de viaje?

- ¡Estuviste ahí grabando!

- ¡Sí! Con este aparato de aquí. Y ahora estoy procesando los datos. Las ondas en estado L tienen unas frecuencias y una intensidad bajísimas, por eso se necesita este trasto. Y luego hay que amplificar, hacer un procesamiento de la señal y aplicar muchos filtros de sonido para limpiar los datos. Este ordenador lleva una semana encendido trabajando. Ya está en el paso final. Cuando esta barra de aquí indique el 100% podré ver si tengo algo o si tengo que seguir buscando.

- ¿Esperas poder escuchar a un tío de hace 300.000 años hablando? ¿En serio?

- Si hay suerte, sí. Por eso llevo una semana procesando la señal, porque cuanto más tiempo ha pasado más débil es la señal y más hay que limpiar.

- ¿Y entonces tu tesis de qué va exactamente?

- Trato de descubrir el origen del lenguaje humano. Uno de los misterios más grandes de la humanidad es cómo hemos llegado a hablar. Si el lenguaje evolucionó de forma gradual o abrupta, si el habla apareció en un solo lugar o en varios sitios a la vez… Y siempre se ha dicho que no se podía determinar esta cuestión por la falta de evidencias directas. Por la imposibilidad de disponer de registros sonoros del habla de nuestros antepasados. Pues mira por dónde, ¡es posible que yo tenga esa prueba!

- ¡Pues yo esto no me lo pierdo! ¿Te importa si me quedo?

Justo en ese momento, la barra de progreso terminó de llenarse. Una ventanita en la pantalla del ordenador indicó: Job done. Los dos investigadores se miraron sorprendidos y emocionados a partes iguales. Sin mediar palabra, uno de ellos hizo doble clic en el archivo mp4 y esperaron sin aliento a que arrancara el reproductor de audio. Durante dos minutos se escucharon ruidos lejanos como si alguien estuviera arrastrando los pies o frotando algo. Subieron el volumen del altavoz. De repente se oyó una voz. Era una voz masculina, algo gutural, pero se escuchaba de forma clara. La voz, en un perfecto euskera, dijo:

- ¡Deja ya de garabatear en las paredes y ven a cenar o no te dejaremos ni los huesos!
  • Visto: 182

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA