Ya existían

Siempre he dicho que mi amiga Ane estaba como una cabra, ¡y encima cree en cosas esotéricas y en viajes mentales por el espacio-tiempo!. Vamos, igualito que yo, que soy científica de pro y creo en corolarios, a veces incluso en axiomas, pero sobre todo en la investigación sistemática antes de llegar a una conclusión. Total, que un día discutiendo sobre sus creencias y mis evidencias, me reta a encontrarme con su chamán para que pueda juzgar por mi misma si sus ideas se basan en vivencias o en supersticiones. Justo lo que yo necesitaba para zanjar la discusión.
-¡Hola chicas!- nos dice un hombretón con una sonrisa apacible preciosa. - Tumbaos las dos aquí y dime tu, Ainara, a donde te gustaría viajar con tu mente.
Lo tenía ya pensado, así que no dudé en decirle que quería ir a un planeta desconocido que tuviera vida. Con la misma sonrisa, nos indicó que cerráramos los ojos y empezó a hablar cadenciosamente, le di la mano a Ainara y mi mente empezó a volar.
Y, no se como, en un momento, tenía delante de mis ojos a un ser humanoide muy alto, de color blanco nacarado, con un tegumento duro, como un caparazón, y con unos ojos que parecían unas gafas de buceo. Y me habló, y le entendí. Y le hablé y me entendió.
-Soy Friend, bienvenidas a mi planeta, os va a gustar.- Y me sentí cómoda, segura y feliz. - Me entendéis porque hablo los idiomas de vuestro planeta, que conozco muy bien. Se que Ane acompaña a su amiga química en este viaje y no os voy a defraudar.
-Ainara, dime que ves a través de esa ventana.
Y ya no pude dejar de mirar. El paisaje era solo de tierra pero parecía un arcoíris cambiante que viraba de color al ritmo de una sinfonía orquestada misteriosamente. Ahora las colinas del fondo de un plateado brillante, pierden el brillo, se vuelven rojizas, azuladas, verdes y vuelven al plateado. El pico de enfrente, que tiene capas de tierra con un montón de tintes diferentes, parece un ascensor de colores que se transforma desde azules claros a oscuros con tonos cada vez más verdes y vuelve a azulear. La llanura dorada de la derecha se vuelve roja y naranja de forma intermitente, y yo me voy emborrachando de belleza. Y quiero salir para pasear al lado de todos esos seres de caparazón blanco brillante que tienen boca y manos parecidas a las de los cangrejos, por ese parque de cuento. Pero Friend me dice:
- No puedes salir, nuestra tierra tiene metales que en la Tierra no tenéis porque allí solo existen durante unos segundos. Son elementos que llamáis transuránicos, como el hasio, el meitnerio o el livermorio. Para vosotros muchos huelen fatal pero nosotros no tenemos vuestro olfato. Aquí también emiten partículas alfa, pero no nos hacen daño porque...
Y aquí interrumpo yo, haciéndome la lista: - ¡porque tenéis un caparazón impermeable a las ondas!
Sentí que Friend sonreía y siguió explicando: - eso es verdad, pero hay más cosas. Aquí esos elementos tienen un número mágico de neutrones que los hacen mucho más estables. A pesar de eso, emiten radiactividad cada cierto tiempo pero se transforman en otros elementos que vuelven a formar compuestos diferentes y por eso el paisaje cambia de color todo el tiempo.- Y siguió: nuestro planeta está en una galaxia que tiene 2 soles más pequeños que el vuestro. También nuestra galaxia tiene un agujero negro pero está más cerca de nuestro planeta que el vuestro de la Tierra. Eso hace que muchas de las ondas alfa se cuelen por el agujero negro y no se acumulen en nuestro mundo. Y nuestra traslación alrededor de los soles hace que haya zonas del planeta extremadamente frías y otras muy calurosas. Así, la materia del planeta se mantiene estable en las zonas frías y puede haber vida orgánica en las zonas templadas. Tenemos insectos deliciosos, hongos como nueces y líquenes, que se depositan en algunos minerales, que son nuestro alimento. Nuestro planeta tiene enormes masas de hielo que brotan del suelo en zonas sísmicas y que hemos aprendido a conservar para nuestro suministro.
Yo ya estaba alucinada, exultante y no pensaba nada, solo me mantenía embelesada escuchando a Friend y mirando por la ventana. Y me preguntó: -¿Sabes que es lo mejor de nuestro planeta? -No esperó a mi pensamiento-respuesta, y dijo: la sabiduría. Estudiamos, aprendemos y seguimos aprendiendo para ser mejores y ser felices, y lo llevamos a la práctica.
El tiempo se detuvo unos instantes y nos dijo:- Adiós, os están llamando.- Creo que le abracé.
Y volví a oír al chamán y volví a oír: Bienvenidas. Y ya no se lo que creo, pero se que ya existían el unununio, el ununbio, el ununnilio...
  • Visto: 174

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA