I want to be a GMO

I want to be a GMO

En algún lugar entre El Tejar y Belalcázar, donde a nadie se le ocurrirá buscar nunca, un joven de 29 años ha iniciado los pasos para ser un GMO. ¿Que qué es un GMO?. Eso le preguntaron la primera, y única vez que se le ocurrió comentarlo con su mejor amigo.

Daniel, sabes que acaban de crear los primeros seres humanos modificados genéticamente!-
¿Qué dices Rafa de un GMO?, ¿ya estás con tus historias de internet?-

Rafa se percató de inmediato que la conversación no iba a ir por donde él creía y tanto le entusiasmaba. Pero Rafa estaba en lo cierto. Seguía en redes este tipo de hitos en ciencia, algunos hitos fomentaban sus teorías conspiranóicas más que otras y otras eran... eran tan reales que costaban creerlas. Ésta vez, era una de esas veces. La noticia de la edición genética en humanos por He Jiankui en China, era de las que te hacían abrir los ojos por encima casi de las cejas, releer la noticia, reconfirmarla y estar enganchado los siguientes días al desenlace de los acontecimientos.
Así que Rafa, acabó la conversación con su amigo Daniel, y jamás volvió a hablarlo con nadie. Pero en su cabeza no había descanso, siguió las noticias, buscaba sobre CRISPR, leyó y leyó hasta que de tanto buscar llegó a donde jamás pensó. ¡A Amazon!
Y es que esto de que las redes guarden tus búsquedas y que comprar mientras lees el periódico en la red, todo esto, le llevó a ver una sugerencia en Amazon. Se llamaba DIY CRISPR Kit, Do it yourself, ¡yourself!, se repetía en su cabeza Rafa. Y encima no era caro, pero es que había comentarios positivos, pero es que había vídeos en YouTube...
La tentación, para alguien como Rafa, más que enorme, imposible de vencer. Así que se compró el kit, que sin problemas de ningún tipo, llegó a su casa.
Antes de dar un paso, leyó cuan predoctoral ávido de información y de intriga, leyó durante semanas, lo tenía claro. Él quería ser un GMO, él quería brillar sobre los demás y ahí vino la segunda idea, y lo crean o no, también acabaría en Amazon. Que mejor que ser el primer GMO en brillar, brillar con una proteína fluorescente, la GFP, que también había a disposición de cualquiera en esta plataforma.
A la semana siguiente, ya tenía su vector con GFP, su kit de DIY de CRSPR, protocolos, vídeos y con eso y alguna modificación se puso a crear su “forma de brillar”.
Al tiempo, Rafa lo tenía todo preparado. En silencio, en su casa, había experimentado hasta tener el cóctel preparado para autoinyectárselo. Y eso hizo. No sin antes deshacerse de todo reactivo, rastro de kit, borrado de historial, protocolos… no dejó pista de aquello que estaba a punto de hacer.
Estaba en su cama, eran las 2 de la mañana de un sábado, y prácticamente sin inmutarse, con una seguridad propia de un cirujano, se inyectó su cóctel.
A la hora, le entró una fiebre de 40 grados, pero quiso aguantar, a los 5 minutos se desvaneció.
Cuando se levantó al día siguiente, estaba bien, un poco deshidratado pero poco más, no notaba nada más extraño
Se levantó y fue al cuarto de baño, se lavó la cara, las manos y bebió de sus manos limpias un poco de agua.
Abrió el cajón y sacó lo que, obviamente, también habría preparado y comprado, en Amazon, una linterna de luz azul para excitar esa GFP.
La encendió, se la acercó a la mano y... ahí estaba... ¡brillaba!... su cara era… era única.... Continuó por sus abdominales, su pecho... hasta que llegó a su cara y se vio en el espejo, era alucinante. Era la primera persona en el mundo que era un GMO, además con un “poder especial”, pensaba en X-Men, ya estaba pensando en ir más allá. Su prueba había sido un éxito, un éxito total. ¿Por qué no repetirlo con algo más “poderoso” o que le diera otras cualidades? Enseguida se le vino, volar, respirar bajo el agua, anular el dolor... una vez puesto, donde estaba el límite…
Mientras continuaba ensimismado, caminando absorto por el cuarto de baño, camino hacia su cuarto, su dedo del pie impactó contra la pata de una cómoda, sintió un dolor muy fuerte, empezó a cojear y dar saltitos, y cerrar los ojos de dolor, pero uno de esos saltos le llevó a caer sobre el primer escalón de su escalera, de repente se encontraba volando en el aire, girando de dolor, escaleras abajo, su cuello cayó sobre el antepenúltimo escalón, y se escuchó un crujir de huesos. Ahí acabó todo.
Nadie se enterará de aquello que había hecho este chico, en un lugar entre El Tejar y Belalcázar.
  • Visto: 323

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA