HOY NO... MAÑANA

Iba una mamá con su hijo por la calle, cuando de repente, de la palma de la mano del crío brotaba un pequeño resplandor de luz acompañado de una ligera vibración. Eran sus amigos que le estaban llamando por teléfono y su palma hacía de pantalla. Le decían estos, que si iba a jugar con ellos a la caza de invasores del hiperespacio en tiempo real, a lo que les contestó que no podía en esos momentos, pues iba de camino a la clínica con su madre. Una vez dentro de la consulta del médico, este les atendía tras un gran plasma. La mamá le empezó a explicar los síntomas que padecía su hijo y este doctor le dijo al chico que introdujese el brazo, en el interior de un hueco de una gran máquina digitalizada. Al cabo de un par de minutos, el doctor ya tenía los resultados del paciente y... ¡Doña Fina! Su hijo tiene claramente afectado el hígado por cáncer y está muy ramificado con metástasis, por lo cual, no vamos a tratar de salvarse lo. Ya he mandado su código genético al laboratorio y se lo están imprimiendo en la impresora TRES-D de células madre, un hígado compatible para el. ¡Me temo chaval! Que no vas a poder jugar durante un par de horas con tus amigos.
  • Visto: 165