Falsación

Empiezo a sospechar que mi pareja es una persona normal.

Hasta ahora estaba convencida de su naturaleza divina y tenía contadas pruebas de su omnisciencia, omnipotencia y omnipresencia.
Su omnisciencia ha sido siempre la cualidad que más se ha manifestado. Él siempre lo ha sabido todo. Tiene nociones de multitud de materias y no solo dispone de ese conocimiento adquirido por el estudio, sino que también sabe lo que acontece en reuniones a las que no asiste y lo que piensan las personas. Vivas o muertas.
Su omnipotencia está igualmente verificada. Cientos de publicaciones científicas como primer autor, simultanear varios trabajos con excelentes resultados y diversos cargos de responsabilidad. Todo lo que quiere lo consigue y si no lo consigue es porque realmente no lo quiere.
Y por supuesto, nunca han faltado pruebas de su omnipresencia. Solo este rasgo de su naturaleza divina es el que puede explicar su capacidad de estar en varios sitios a la vez. En una reunión del comité ejecutivo y en el Hotel Ritz, jugando al póker con sus amigos y cenando en el restaurante de moda, cuidando a su madre y en el cine. El no miente nunca y la tarjeta de crédito tampoco así que solo puede ser la omnipresencia.
Como he dicho, hasta ahora yo no albergada dudas. Tenía la teoría y las pruebas que la confirmaban. Todo estaba en orden. Solo fue después de leer a Popper y alguna que otra cosa sobre el principio de parsimonia cuando empecé a sospechar.
Ahora, la omnisciencia se explica mejor por la fanfarronería y la necedad, la omnipotencia por el número de becarios y el abuso de poder, y la omnipresencia me temo que no es otra cosa que pura infidelidad y engaño. Empiezo a sospechar que es terriblemente humano.
  • Visto: 176