LOS GUSANOS PÚRPURAS

Bitácora de investigación
Siempre pensé que todos los gusanos tenían la cabeza redonda, me equivoqué, sus cabezas eran
totalmente ovaladas. El cuerpo se veía bastante compacto, aun para su pequeño tamaño se notaba lo increíblemente compacto, como si lo hubieran fabricado con una versión diminuta de esas máquinas que aplastan basura o residuos metálicos; el resto de los atributos físicos eran aparentemente normales, excepto por la boca. No quiero detallar otra vez la forma de su boca, pero es un rasgo que difícilmente hubiera podido pasar de largo, la boca o mejor dicho el orificio oral de estas criaturas era un universo aparte, llamaría la atención incluso si se le observase separada de la cabeza, me recuerda bastante a los espécimenes que guardan en los jarrones con formol en los laboratorios del instituto. En fin, mi labor por ahora es investigar: no el origen, desarrollo, dieta, forma de reproducción, código genético, conductas, etcétera; mi labor completa es indagar el misterio en sí mismo. Sé que parece que no tiene sentido lo que digo, pero así es. Investigar un misterio significa muchas cosas, la curiosidad que sentimos, las preguntas que nos hacemos y la forma en la que decidimos explorarlas. Y fue así como yo, Luciana Vela, integrante del comité de ciencia de 4to grado y presidenta de la legión de “La lupa y el lápiz”, he sido designada para investigar el misterio de los gusanos púrpuras.
Estos son algunos de los datos más importantes que tengo hasta ahora. Mis sujetos de estudio, como ya dije, son los gusanos púrpuras, estos han sido vistos en todo tipo de lugares, dentro de una olla de metal abandonada en el desierto del pueblo de Las Milpas, hasta en el famoso flan de la tía Elena. Aunque debo decir que lo que más fascinante me parece son de las relaciones de cooperación que han entablado con otras especies como hormigas, pájaros, monos araña, la famosa mimosa púdica (¡ay como me gusta esa planta!), grillos y ranas selváticas. Solo recientemente se les vio formando escuadrones de limpieza para gatos callejeros a cambio de viajes exprés en vecindarios de Bratislava. No se tiene mucha información de sus grupos sociales más cercanos pero sin duda las hormigas rojas son de sus mejores aliadas, solo basta mencionar la reconstrucción de más de 2,462 hormigueros en la que los gusanos púrpuras trabajaron por semanas, día y noche, sin olvidar el gesto sensible de agradecimiento que las hormigas rojas tuvieron dando libre acceso a sus almacenes de comida a todos los gusanos en situación de riesgo. Voy a revisar mis notas, siempre me ayudan a no olvidar pequeños detalles en mis investigaciones. Muy bien, aquí tengo también que los gusanos púrpuras fueron vistos por primera vez en las orillas del volcán del fuego en Colima, corroborado por varias fuentes de información. Los detalles más relevantes de ese primer avistamiento indican que fue una viejecilla que vendía miel quien les ayudó a salir de una grieta en las faldas del volcán. La mujer dijo que escuchó murmullos como de crías de ratón y que posteriormente notó que unas piedritas se movían, reportó que aunque se asustó al principio pensando que tal vez venía un temblor por la actividad constante de ese volcán, la curiosidad la llevó a mover algunas de las piedras guiada por los murmullos que escuchaba; unos momentos después un sin fin de pequeños gusanos púrpuras salieron del agujero, juntos parecían como un riachuelo de lava. Solo imaginen miles de cabecitas ovaladas con cuerpos compactos y con las bocas más fantásticas que nunca se hayan visto en otros seres vivos. Meses después se tuvieron reportes a lo largo de todo el mundo, el que más me sorprendió fue el testimonio de una familia en Mongolia que albergó a un grupo de cientos de gusanos púrpuras, pasada una semana los gusanos desaparecieron sin dejar huella; la hija más chica de la familia aseguró que los vio en una de las patas de un camello que se alejaba, aunque la madre dijo que podía haber sido solo un pedazo de tela púrpura.
Mi nombre es Luciana Vela, tengo 9 años y quiero ser científica, no he avanzado mucho en mi
investigación pero estoy cada vez más cerca... No vayan a pensar que es porque ya tengo las respuestas correctas, lo que tengo son mejores preguntas; y como decía mi abuela, las más pequeñas siempre son mis favoritas.
ARAFATZIN
  • Visto: 194