EL OTRO LADO DE LA CIENCIA

Cuando era muy pequeña yo no sabía lo que era la ciencia ni entendía a que se dedicaba mi padre hasta que un día sentada sobre sus rodillas le pregunte…
Oye papi .en el colegio me han dicho que tengo que hacer un trabajo sobre la profesión de mis padres y no séque escribir sobre ti… ¿Podrías ayudarme?
Claro cariño, mi profesión es científico
¿científico? ¿Qué es eso?
En cierta manera los científicos somos magos
¿magos?¿Esos que llevan chistera y hacen desaparecer las cosas?
Mi padre soltó una carcajada y después añadió
Soy de esos magos que con mi magia sólo intento sacar sonrisas…
Pues no lo entiendo, conteste yo incrédula e inocente
Verás hija, los científicos como yo se dedican a la investigación de una ciencia determinada como puede ser la biología, la geología, la astronomía, la medicina
¿Y entonces porque lo de sacar sonrisas?
Porque en cierta manera los hallazgos o logros que consigamos siempre será para el bien de todos, pues los avances que descubramos podrían servir para curar enfermedades como por ejemplo…
¿Entonces tú podrías curar el mal genio, la envía, el rencor la soberbia, la maldad en el mundo?
Mi padre volvió a reír y acariciándome la cara me dijo:
Ojala tuviera un antídoto para eso… por eso tu nunca dejes de ser quienes, cuando seas mayor lo entenderás….
Cuando sea mayor me hare científica y curaré el mal genio, la envidia , el rencor, la soberbia, la maldad en el mundo. Para mi esa es la verdadera Ciencia.
Con el paso de los años trabaje para llegar a ser aquella científica que juré ser a mi padre, y comprendí con la experiencia de la madurez que tal vez las virtudes que nos hacen ser o no ser depende sólo de nosotros mismos. Siendo fiel a mis principios y a los valores que me inculcaron, quise mantener esa promesa elaborando un perfume que recordara la inocencia, la sencillez, la pureza, la bondad en una misma esencia para que todo aquel que pudiera olerla se recordará a si mismo que a menudo lo que merece la pena se esconde en frascos pequeños, así nunca se perderá.
  • Visto: 197