Alejandro y la doma natural

Alejandro es un niño de diez años como cualquier otro, vive con su familia en Asturias.
En el colegio están estudiando las relaciones intraespecíficas e interespecíficas de los seres vivos. En el libro en relaciones intraespecíficas aparecía una foto de una familia de caballos. Como su Abuelo tiene caballos decidió ir a verlo después del colegio para preguntarle que tipo de relación tiene él con los caballos.
Y le pregunto: abuelo, ¿que relación tienes tú con tus caballos?.
El abuelo le dijo: esa es una buena pregunta Alejandro. Los humanos nos relacionamos con los animales de forma diferente. Hay humanos que los respeta y los cuida y otros que los maltratan o se aprovechan de ellos. Para que veas lo que te quiero decir vamos a usar nuestra máquina “Tiempo Atrás”.
La máquina Tiempo Atrás, es una máquina del tiempo que ha inventado el abuelo de Alejandro, con ella se puede viajar al pasado, pero solo como observador, no puedes hablar ni relacionarte con gente del pasado, porque se produciría grandes cambios en la historia.
El abuelo fue a su baúl especial de inventos y sacó una maquinita pequeña con un botón y unas ruletas con números donde se ponen las fechas de la época donde quieres viajar y el lugar que quieres visitar.
El abuelo seleccionó el año I a.C. y apretó el botón. Alejandro sintió un pequeño mareo y de repente se encontró el la Antigua Roma, lo reconoció enseguida ya que lo acababa de estudiar en su clase de historia.

Te he traído aquí Alejandro, le dijo el abuelo, porque la doma tradicional que se usa hoy en día con los caballos está heredada de como los romanos trataban a sus caballos.
Como puedes ver los que utilizan los caballos son soldados romanos, ellos llevan la espada a la izquierda, por eso siempre se montan por el lado izquierdo del caballo y suben la pierna derecha para subir. En la doma tradicional esto se sigue haciendo así aunque ahora no llevamos espadas.
En este tipo de doma además el hombre somete al caballo y este tiene que obedecer al humano, aunque no quiera. Por eso los caballos muchas veces están en tensión y te dicen que tengas cuidado cuando te acercas por si te dan una coz o te muerden o empujan.
Además todos llevan herraduras, que son como los zapatos de los caballos, los romanos se las ponían porque recorrían largas distancias y a los caballos se les desgastaba mucho los cascos.
Como ves para montar llevan una montura y les ponen una cabeza con un filete.
Abuelo, ¿qué es el filete?, dijo Alejandro.
El filete es una pieza de hierro que llevan en la boca, que sirve para que jinete le diga al caballo por donde tiene que ir. Esta pieza les moleta mucho a los caballos y por eso siempre parece que están como rumiando.

Ahora vamos a ir a otra época y otro lugar, dijo el abuelo. Ajusto su Máquina Atrás y apretó el botón. Alejandro volvió a sentir un mareo y cuando abrió los ojos vio que estaba en America con los indios.

Ahora vamos a ver como se relacionan con los caballos los indios americanos, dijo el abuelo. Como ves sus caballos no llevan cabezada, ni montura, ni herraduras. Los indios se imponen a los caballos y por eso les ves más relajados.
¿Y cómo los montan?, preguntó Alejandro.
Lo que hacen los indios, le explicó el abuelo, es comunicarse con los caballos. En este caso el humano ha aprendido el lenguaje corporal de los caballos y le pide que haga lo que necesita. Primero juegan con ellos, sin montarlos, lo que nosotros llamamos “pie a tierra” y cuando el caballo ha cogido confianza el “permite” al humano subirse a su lomo.
Pero, ¿cómo hace el indio para que el caballo vaya donde él quiere?.
Je, je, se rió el abuelo, eres un niño muy listo. Como ves, no llevan montura y eso permite que el jinete a través de los movimientos de su cuerpo se comunique con el caballo y este sepa donde tiene que ir.
¡Qué chulo, abuelo! a mi me parece que esta forma de relacionarse con los caballos es mucho mejor.
Claro Alejandro, dijo el abuelo. A esta forma de montar ahora la llamamos Doma Natural, y es la que yo practico con mis caballos

Si, entonces creo que tú tienes una relación de mutualismo con tus caballos.
Gracias abuelo.
  • Visites: 493