¿Mala suerte o Murphy?


Estoy sentada, escucho ruidos no sé de donde vienen, levanto la cabeza miro alrededor, mucha gente, todos sentados uno de pie, cuatro paredes, de las cuales 1 eran todo ventanas, la 2 era una pizarra o eso creo, 3 llena de cosas colgadas, y la 4 era una estantería y al lado una puerta. Escucho y no lo entiendo, se va la luz, lo veo todo oscuro y la verdad es que no me importa, escucho mi nombre repetido en bucle Lucía, Lucía, Lucía, Lucía, Lucía………………-es un tono agradable y no le prestó mucha atención. Viajo por mi mente, pero la voz sigue i sigue repitiéndose. Me agobio chillo ¡BASTA!, oigo un último grito, más fuerte y seco que los anteriores ¡LUCÍA!
Abro los ojos, era la profesora, escucho risas pero no me giro, no le prestó mucha atención a los ruidos, ni a los comentarios de ciertos compañeros de clase, mientras la profesora me miraba y me hablaba, yo seguía en trance yo no estaba allí, es decir, si que estaba allí, físicamente, pero yo seguía viajando por mi mente, seguía hablando pero a ella tampoco la escuchaba, le leo los labios y me doy cuenta de lo que dice -Lucía parece que hoy estés en la luna, que te pasa? -Me temo que tienes que ir al despacho de director y hablarlo con él.
En mi mente lo único que rondaba por ahí eran 2 cosas la primera era que mi madre se iba a enfadar y seguro que me castigaba, la segunda las teorías que la noche anterior mi tía me explico, no para de pensar en eso y en si ella tenía razón? , y si yo era Murphy?
Eso es lo que me preocupaba, la teoría de la Ley de Murphy, y si tenía razón y si mi mala suerte es debido a eso, a que siempre lo fastidio todo. Escucho mi nombre otra vez, intento centrarme, es la profesora me sigue hablando - Lo has entendido, pues anda vete al despacho del director y no me hagas perder más clase de la que ya hemos perdido- yo me levante, estaba dispuesta a irme y de repente, tropecé, me caí, es más, me caí delante de toda la clase, con todo el mundo mirándome, de los cuales algunos no paraba de reírse y para rematar la caída va y me choco contra la puerta de cristal antes de salir completamente de la clase, no podía mirar atrás porque tenía que salir dignamente de aquel sitio y cuanto antes, para no fastidiarlo todo aun mas.
Llegue al despacho del director y este me miro con cara de sorprendido y me digo, -Hola Lucía, a que se debe tu visita? Yo le explique todo lo que había pasado en clase y que me había dormido, porque no pude dormir la noche anterior pensando en la Ley de Murphy. Él no paraba de mirarme con cara de sorprendido y yo le seguía explicando lo de la Ley de Murphy y que es posible que yo estuviera causando todos los desperfectos del centro, entonces él saco una carcajada leve y le dije -Ves como nadie me cree !-. Me levante y me fui a mi casa, pensando en la Ley de Murphy y en que si ese día podía ir algo peor de lo que ya había ido, que pasaría?
  • Visites: 180